agile

¿Qué son las metodologías ágiles?

Raúl Raya Gestión de Producto 8 Comments

Las metodologías ágiles son una serie de técnicas para la gestión de proyectos que han surgido como contraposición a los métodos clásicos de gestión como CMMI. Aunque surgieron en el ámbito del desarrollo de software, también han sido exportadas a otro tipo de proyectos.

Todas las metodologías que se consideran ágiles cumplen con el manifiesto ágil que no es más que una serie de principios que se agrupan en 4 valores:

  1. Los individuos y su interacción, por encima de los procesos y las herramientas.
  2. El software que funciona, frente a la documentación exhaustiva.
  3. La colaboración con el cliente, por encima de la negociación contractual.
  4. La respuesta al cambio, por encima del seguimiento de un plan.

Inicialmente, mucha gente asocia metodologías ágiles con falta de documentación o control sobre el proyecto, pero esto es ¡totalmente falso! Lo que se desea es minimizar el impacto de las tareas que no son totalmente imprescindibles para conseguir el objetivo del proyecto. Se pretende aumentar la eficiencia de las personas involucradas en el proyecto y, como resultado de ello, minimizar el coste.

Llegados a este punto, nos preguntamos si son mejores las metodologías ágiles que las tradicionales. La respuesta es que no. Entonces, ¿son mejores las tradicionales frente a las ágiles? Tampoco. Como otras muchas cosas en la vida, depende del tipo de proyecto en el que se apliquen y aquí es donde tienen su punto de unión con los principios Lean Startup.

¿Por qué están relacionadas las metodologías ágiles y Lean Startup? 

Las metodologías tradicionales funcionan muy bien en proyectos donde el problema es conocido y la solución al mismo está bien definida. En este entorno es fácil analizar, diseñar y ejecutar una solución, pero totalmente opuesto al entorno de una startup.

Una startup, por definición, es una organización temporal se mueve en un entorno de extrema incertidumbre buscando un modelo de negocio replicable y escalable.

Una startup que siga el enfoque Lean, plantea una serie de hipótesis sobre un problema y realiza muchos experimentos con distintas maneras de resolverlo. En resumen, tenemos un entorno muy cambiante donde no está claro el problema a solucionar, ni la forma de hacerlo. En este entorno son claramente más eficaces las metodologías ágiles ya que éstas incorporan mecanismos de gestión del cambio que implican un menor esfuerzo.

Por lo tanto, lo que debemos tener claro es que:

  • Los principios Lean Startup se encargan de “qué” construir.
  • Las metodologías ágiles se encargan de “cómo” hacerlo.

Las principales metodologías ágiles

Uno de los principales focos de aplicación de las metodologías ágiles son los proyectos tecnológicos. Cada una de ellas tiene sus fortalezas y sus debilidades, pero no son excluyentes. En cada proyecto  podemos adoptar una, o varias, en función de las características del propio proyecto y del equipo.

Entre las metodologías ágiles más usadas se encuentran:

  • SCRUM. Es un marco de trabajo que nos proporciona una serie de herramientas y roles para, de una forma iterativa, poder ver el progreso y los resultados de un proyecto.
  • KANBAN. Se basa en una idea muy simple. Ésta es que el trabajo en curso (Work In Progress, WIP) debería limitarse y sólo deberíamos empezar con algo nuevo cuando un bloque de trabajo anterior haya sido entregado o ha pasado a otra función posterior de la cadena.
  • XP: Es una metodología ágil centrada en potenciar las relaciones interpersonales como clave para el éxito en desarrollo de software, promoviendo el trabajo en equipo, preocupándose por el aprendizaje de los desarrolladores y propiciando un buen clima de trabajo.

 

Si estás pensando en adoptar alguna de estas metodologías, antes de seleccionar cuál, debes hacer un análisis de sus debilidades, del tipo de proyecto a gestionar y, si puedes, consulta con algún gestor de proyectos. Yo, desde mi experiencia, te puedo dar 2 consejos muy básicos:

  • Cambiar una forma de trabajar en una organización es una tarea ardua y difícil. Al implantar una metodología ágil, no realices un cambio demasiado brusco, adóptalas poco a poco.
  • En cualquier metodología ágil el cliente/usuario del software, tiene un papel clave. Si su implicación y/o dedicación no va a ser muy alta, quizás este tipo de metodologías no sean las más apropiadas (o habría que buscar alguna alternativa para disponer del conocimiento del cliente/usuario del software a desarrollar).

 

Ahora es tu turno, ¿has puesto en práctica metodologías ágiles o tradicionales? ¿Cuál es tu experiencia con ellas?

ImagenAutorLicencia

Este post también está disponible en: Inglés

Raúl Raya¿Qué son las metodologías ágiles?
  • Alex Cormani

    Excelente Artículo, yo tambien soy un apasionado de las metodologías Lean y modelos de negocios.

    • http://www.leanmonitor.com/ LeanMonitor

      ¡Hola Alex!

      ¡Muchas gracias por tu comentario! Lean Startup es uno de los temas básicos del Blog de LeanMonitor, ya que, a través del mismo y de la propia herramienta, queremos acercar y facilitar el uso de estos principios.

      Te esperamos en el Blog 😉

      ¡Un saludo!

  • Joseba

    Hola Raúl, nosotros hemos desarrollado un ERP – CRM – Gestor de proyectos cloud orientado a la pyme, trabajando sobre metodologías y tecnologías ágiles. Realmente no sería posible su desarrollo continuo de otra manera.

    • http://www.leanmonitor.com/ LeanMonitor

      ¡Hola Joseba!

      Muchas gracias por compartir tu experiencia con nosotros.

      ¡Un saludo!

  • Francisco Cabrera

    Muchas gracias por la información! Estamos comenzando a trabajar con ésta metodología y me ha servido de gran ayuda como introducción. Saludos!

  • http://www.conectart.com conectart

    Muy buen post!! Me ha gustado mucho tu manera de explicarlo. Yo tambien soy de los apasionados de las metodologias agiles.

    • http://www.leanmonitor.com/ LeanMonitor

      ¡Muchas gracias!